+

Las nuevas propuestas de Ecuador

+

Las nuevas propuestas de Ecuador

+

Las nuevas propuestas de Ecuador

+

Las nuevas propuestas de Ecuador

+

Las nuevas propuestas de Ecuador

Créditos

http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/espectaculos/22/la-nueva-generacion-del-cine-ecuatorianohttp://cine-invisible.blogs.fotogramas.es/2012/03/30/prometeo-deportado-ecuador-2010/ http://www.eluniverso.com/2006/03/25/0001/260/57E3883C5217420F9C6CE04F11F4E61A.html http://www.programaibermedia.com/nuestras-cronicas/sebastian-cordero-en-la-marginalidad-estan-las-historias-mas-interesantes/ http://www.eluniverso.com/2011/10/14/1/1421/maria-fernanda-restrepo-esta-solo-historia-familiar-sino-todo-un-pais.html

A partir del siglo actual, gracias a nuevos espacios como el Festival Internacional Encuentros del Otro Cine, EDOC; el Festival Iberoamericano de Cine Cero Latitud; la apertura del Instituto de Cine y Actuación, INCINE; la creación del Consejo Nacional de Cinematografía (CNCine) en 2007, y especialmente gracias a la aprobación de la Ley de Fomento del Cine Nacional en 2006, las producciones cinematográficas hechas en Ecuador tuvieron mayor diversidad y difusión. Jorge Luis Serrano, Director ejecutivo del CNCine, afirmó para el periódico El Telégrafo que de 2007 a 2012 se habían registrado 24 estrenos, 11 de ficción y 13 documentales, además de tener 15 proyectos en postproducción.

Entre las nuevas propuestas que en Ecuador se han producido se encuentra Prometeo Deportado (2009), inspirada en un hecho que vivió su director Fernando Mieles después de haber sido deportado. La película dotada de ironía, retrata la historia de un grupo de pasajeros ecuatorianos detenidos en un aeropuerto. Entre estos pasajeros destaca Wilson Prometeo, un joven con las manos encadenadas como delincuente y un baúl de magia como equipaje.

Carlos Louerda declaró para el sitio fotogramas.com: “Mieles y su magnífico elenco reproduce en una sala el funcionamiento de su país, sus contradicciones, sus angustias, su irresistible capacidad de adaptación y, a partir de esta metáfora buñueliana, consigue casi retratar la historia entera de su país”.

Por otra parte, después del éxito de Ratas, ratones, rateros (1999), Sebastián Cordero dirigió Crónicas (2004), su segundo largometraje protagonizado por John Leguizamo, Damián Alcázar, Leonor Watling, Alfred Molina, José María Yazpik, entre otros. La película presenta la historia de un reportero sensacionalista que pretende detener a un asesino serial de menores conocido como el Monstruo de Babahoyo.

Cordero se inspiró en los casos reales de dos asesinos de menores que llevaron con relativa normalidad una doble vida. La película también muestra una crítica a la manipulación que en ocasiones pueden ejercer los medios de comunicación en su búsqueda de una buena historia.

Después de Rabia (2009), Pescador (2011) y Europa Report (2013), Sebastián Cordero estrenó en 2016 Sin muertos no hay carnaval (largometraje elegible para Premios Fénix 2017), película coral que ofrece cuatro diversas perspectivas sobre el problema de los asentamientos irregulares.

Cordero afirmó en entrevista con Programa Ibermedia su predilección por los temas relacionados con este “tipo de universos”: “Siento que en los bordes, en la marginalidad, en los submundos, donde las cosas no están resueltas y donde hay una cierta inestabilidad, suceden las historias más interesantes”.

Por otra parte, Qué tan lejos (2006) de Tania Hermida lleva a la pantalla la historia de dos mujeres que buscan llegar a Cuenca. Durante el viaje se encontrarán a sí mismas, además de la realidad de un Ecuador lleno de contrastes.

Qué tan lejos se volvió una de las películas más famosas del país gracias a la gran aceptación del público, logrando estar 24 semanas en cartelera y ser vista por 220 mil espectadores.

En 2011, Hermida dirigió su segundo largometraje En el nombre de la hija, premiado en diversos festivales. La cinta ambientada en los años de la dictadura, es protagonizada por cinco niños, principalmente una niña de cinco años. Aquí el nombre de la protagonista, Manuela, es puesto en duda por diversos motivos. A través de estos niños se puede ir descubriendo el contexto del país en esos años.

En el ramo de la producción documental, Con mi corazón en Yambo (2011), dirigida por María Fernanda Restrepo, es un largometraje que presenta por un lado la situación personal de la directora, al mismo tiempo que la del país. El documental busca rescatar de la memoria el Caso Restrepo, donde los hermanos de la directora Santiago y Andrés Restrepo desaparecieron en 1988, bajo el gobierno del Ing. León Febres-Cordero Ribadeneyra, caso declarado como crimen de Estado.

La directora manifestó para el periódico El Universo: “No pueden volver a ocurrir actos de tortura y desaparición forzosa, hechos criminales, atropellos de ninguna índole de los derechos humanos. Que la gente no olvide es lo importante en esta historia”.

Por otra parte, Ana Cristina Barragán es una directora y guionista ecuatoriana que se dio a conocer por el cortometraje Despierta (2008), ganador del Premio Colibrí al Mejor Cortometraje en Ecuador. En 2012 presentó el largometraje Alba,  ganador del Premio del Jurado en el Women Film Festival y Premio de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica (Fipresci). The Hollywood Reporter lo describió como “Un estudio casi sin palabras, de los múltiples dolores del crecimiento de una niña de 11 años”.

No te pierdas las siguientes publicaciones sobre los países que integran Cinema23.

Publicaciones anteriores

Nuevas producciones de Paraguay: haz click aquí.

Nuevas producciones de Guatemala: haz click aquí.