Sobre Mayo de 1968

Sobre Mayo de 1968

Sobre Mayo de 1968

Sobre Mayo de 1968

Blog Foco

Sobre Mayo de 1968
Por: Carlos Saura

Geraldine Chaplin  y yo teníamos que ir a Cannes porque habían seleccionado nuestra película Peppermint Frapee para el Festival de Cine de 1968 y decidimos hacer el viaje desde Madrid a París y de allí a Cannes en nuestra Volkswagen Caravan lo que nos daba una gran libertad a la hora de escoger los lugares de descanso.

Llegamos a París por la noche y nos encontramos con barricadas y petardos y un lío de cien demonios. París parecía una ciudad en guerra. Sabíamos que había un movimiento estudiantil pero nunca pensamos que las cosas fueron tan violentas. El caso es que insensatos, recorrimos París con la furgoneta en medio de las barricadas, de explosiones, gritos y vehículos de la policía tratando de contener las manifestaciones por todos los medios. El milagro es que salimos indemnes de la aventura.

Al día siguiente partimos para Cannes. Allí empezaba la cosa a ser explosiva, pero las manifestaciones parecían menos intensas. El caso es que a las cuatro de la tarde se celebraba la primera proyección de nuestra película. Dado el cariz del asunto y después de una reunión con algunos directores de cine, decidimos solidarizarnos con las protestas y retirar Peppermint Frapee del Festival. No fue fácil la decisión porque no todos los días se tiene una película en la selección oficial del Festival de Cannes y, además nosotros, todavía bajo el régimen Franquista, nos jugábamos muchas cosas.
Le dijimos al director del Festival que retirábamos la película y él nos amenazó para que no lo hiciéramos.

 

A las cuatro de la tarde nos encontramos dentro del cine del Festival dispuestos a impedir la proyección. Cuando se proyectaron las primeras imágenes de la película sobre las cortinas de apertura: Geraldine, Elías Querejeta, Truffaut, Godard, Polanski, etc., nos colgamos  de las cortinas y el Festival de Cine de Cannes 1968 se interrumpió.

Lo más impresionante fue ver la desbandada de todo el mundo como si Cannes estuviera apestada. Llegaron yates de Italia y helicópteros para recoger a los magnates del cine mundial que desalojaron a toda velocidad los hoteles y las villas alquiladas. Cannes se quedó vacío, un vacío de película de ciencia ficción. Un vacío amenazador, total. Luego, ya se sabe, el movimiento de Mayo del 68 fue decreciendo de intensidad, pero sirvió para marcar toda una época de rebeldía.

Volver a página de inicio