+

El cine hecho en Guatemala

Veinte años de Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

+

El cine hecho en Guatemala

Veinte años de Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

+

El cine hecho en Guatemala

Veinte años de Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

+

El cine hecho en Guatemala

Veinte años de Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

+

El cine hecho en Guatemala

Veinte años de Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

Contexto

La primera función de cine en Guatemala tuvo lugar en 1896 en Pasaje Aycinena. Fue hasta 1949 que se proyectó la primera película guatemalteca sonora, El sombrerón. Desde ese momento hasta 1994 se realizaron aproximadamente 40 largometrajes nacionales.

La intensificación de los conflictos civiles y dictaduras militares entre 1960 y 1996 trajeron consigo un genocidio de más de 200 mil víctimas entre muertos y desaparecidos, además de una profunda crisis social, política y cultural.

Lo anterior tendría consecuencias en la producción cinematográfica. Tahuanca, gran señor de la selva (1986), fue la única producción de ficción guatemalteca realizada en los años ochenta. Sería hasta 1994 con la película El silencio de Neto de Luis Argueta que se llenaría ese vacío. Esta película fue tomada como emblema de la nuevas producciones que se realizaron posteriormente.

Después de 36 años de guerra civil, los acuerdos de paz fueron firmados en 1996 trajeron consigo un ánimo reformador en beneficio de la paz social y la democracia además de iniciativas que empezarían a cambiar la cara cinematográfica de Guatemala.

Para conocer más sobre la historia del cine de Guatemala, revisa la entrevista con el académico Édgar Barillas: “Existe un cine en crecimiento”

Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica

“El cine debería contribuir en la construcción de una cultura de paz en la posguerra”. Rafael Rosal. Co-Director de Casa Comal

En 1998, Ícaro, Festival Internacional de Cine en Centroamérica tuvo su primera edición con categorías centradas en la producción local como: spot publicitario, videoclip, reportaje, programa de TV, entre otras. La respuesta y aceptación de su audiencia fue contundente.

En su tercera edición el festival se extendió fuera de las fronteras de Guatemala para tomar su personalidad centroamericana y fundaron Casa Comal Escuela, que se volvió la respuesta a la necesidad de producir contenido propio, además de volver la zona en un semillero de futuros talentos.

Casa Comal ha seguido los pasos de otras relevantes instituciones al realizar un programa combinando la teoría con la realización de ejercicios. Hasta la fecha cuenta con cinco promociones de egresados y la producción de nueve largometrajes. A la par, la Escuela de Cine y Televisión de Casa Comal es parte de la Federación de Escuelas de la Imagen y el Sonido de América Latina. Su actual director, Elías Jiménez, forma parte de Cinema23.

Gracias a las iniciativas como la del Festival Ícaro, el cine se volvió una opción para una generación que buscaba reinventarse. Este proyecto multicultural se ha convertido en pieza clave de la producción y exhibición de la industria audiovisual no sólo de Guatemala sino de toda la región.