+

El cine en Paraguay

Recorrido por la historia del cine paraguayo

+

El cine en Paraguay

Recorrido por la historia del cine paraguayo

+

El cine en Paraguay

Recorrido por la historia del cine paraguayo

+

El cine en Paraguay

Recorrido por la historia del cine paraguayo

Los inicios del cine en el país

La cultura y tradiciones narrativas paraguayas son mayormente orales, arraigadas fuertemente a sus antepasados indígenas. Expresiones tradicionales como la musical, la pictórica, escultórica y textil, ampliamente desarrolladas por los guaraníes, contaban con mayores exponentes de los que hubo disponibles para el asentamiento de bases fílmicas, creando un reto para este arte tecnificado y costoso.

Al igual que en la mayoría de los países latinoamericanos, el cinematógrafo arribó a Paraguay en 1899 con proyecciones cortas de imágenes de la vida cotidiana. A partir de 1905 numerosos extranjeros realizaron documentales en Paraguay y para 1917 se filmaría la película más antigua en Paraguay que aún se conserva: Los lengua, la primera tribu evangelizada del Chaco realizada por el misionero británico W.B., una cinta que muestra la convivencia entre indígenas y misioneros.

Sería hasta 1925 que se realizó una cinta hecha por paraguayos, propiamente titulada, Alma paraguaya, realizada por Hipólito Jorge Carrón y sus sobrinos Agustín Carrón y Jorge A. Carrón, donde se presenta la peregrinación a la ciudad de Caacupé para la fiesta de la Virgen María.
En 1937, después del fin de La Guerra del Chaco, se filmó la primera película de ficción del país, Paraguay: Tierra de promisión bajo la dirección del alemán James Bauer y con guión y música del compositor paraguayo Remberto Giménez. Sin embargo el rodaje quedó inconcluso.

A finales de los años cuarenta, el crecimiento de la ciudad de Asunción y un público ansioso por películas sonoras, llevó a la construcción del Gran Cine Victoria, que tuvo como modelo el Cine Teatro Ópera de Buenos Aires. Paralelamente, la guerra civil de 1947 produjo un éxodo masivo a Argentina, que incluyó actores, escritores y músicos, incluyendo los más grandes compositores

Por otra parte, coproducciones argentino-paraguayas  tuvieron gran éxito, películas como Codicia (1955) o La burrerita de Ypacaraí (1961), dirigida por Armando Bó, cuyo rodaje tuvo lugar en Asunción con una historia que presentaba a una campesina paraguaya enamorada de un delincuente.

El cine bajo la dictadura de Alfredo Stroessner

Pasada la época de las revoluciones, llegó al poder Alfredo Stroessner en 1954 y se instituyó una dictadura que duraría hasta 1989, a partir de este momento las artes y en particular el cine quedaron al servicio del gobierno, y bajo la excusa de perseguir el comunismo, la censura se acentuó duramente contra cualquier tipo de película que mostrara formas de pensamiento contrarias al gobierno.
En esos años surgieron dos vertientes opuestas: el cine oficialista de propaganda, compuesto por cortometrajes y largometrajes, principalmente de género documental sobre turismo, geografía, etc. o algún tema donde se celebrará el gobierno de Stroessner.
La vertiente opuesta fue la privada independiente que buscó desarrollarse, principalmente a mediados de la década de los sesenta, un grupo de jóvenes artistas e intelectuales, liderados por Carlos Saguier, conformaron el Grupo Cine Arte Experimental. El grupo realizó ejercicios en 16 mm, donde destaco El pueblo (1969), sin embargo la represión política de la época hicieron que el grupo se disolviera.

En 1978 finalmente se estrenó la primera ficción de producción paraguaya Cerro Corá, del director Guillermo Vera, protagonizada por Roberto De Felice y Rosa Ros y financiada por el gobierno de Stroessner. La película es una historia de amor situada durante la Guerra contra la Triple Alianza; presentó una producción grande que duró varios meses de rodaje y contó con miles de extras.

Pasarían 10 años para que se realizara una nueva producción enteramente nacional, El secreto de la señora (1989), dirigida y producida por Hugo Gamarra Etcheverry, coincidiendo con el derrocamiento de Alfredo Stroessner.

El cine paraguayo hacia el siglo XXI

A finales de los años ochenta Hugo Gamarra fundó Ara Films con la que produjo varios proyectos. Gamarra también se convirtió en el fundador y director de la Fundación Cinemateca y Archivo Visual del Paraguay y del Festival Cinematográfico Internacional de Asunción, renombrado en 2001 como Festival Internacional de Cine, Arte y Cultura de Paraguay, que se ha convertido a lo largo de 25 años en una ventana para producciones nacionales y extranjeras, promotor de la producción paraguaya y regional además de ofrecer diversos talleres relacionados con el quehacer audiovisual.

Recientemente otros aportes importantes para el impulso del cine paraguayo fueron la creación del Centro Cultural de la República El Cabildo entre cuyos objetivos se encuentran la promoción, el conocimiento y el acceso del público a las manifestaciones artísticas: popular, indígena, colonial, moderna y contemporánea.

Finalmente, estas últimas actividades y ejercicios han tenido consecuencias positivas como el aumento de nuevas producciones cinematográficas paraguayas y un mayor interés por la producción local.